El “Finaito Reimundo” y su verdadera historia

En la entrada norte de Chillán se levanta un sitio colmado de pequeñas ermitas o casitas a modo de iglesias, las cuales día y noche mantienen velas encendidas en su interior. Ellas fueron levantadas en devoción al “Finaito” Reimundo, una “animita” milagrosa inserta en el inconsciente colectivo de los habitantes de Chillán. Sin embargo muchos de estos, no conocen su verdadero origen. Conozca en este nuevo trabajo audiovisual, apoyado por la Ilustre Municipalidad de Chillán y su Departamento de Cultura, su verdadera historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *