Esta vez nos trasladamos hacia un recóndito y singular rincón de la Región de Ñuble, nos referimos a Minas del Prado, un pueblo distante unos 25 kilómetros de Coihueco, que lo formó un puñado de osados aventureros, contagiados con la fiebre del oro. Un viaje directo a lo más profundo de las entrañas de la tierra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *