Nació en 1868, tenía 7 hermanos y era la atracción en su natal Texas. Todo el mundo quería ver, ferias y teatros, a una mujer con rostro angelical que tenía dos caderas, cuatro piernas y cuatro pies. Y sí, era cierto, la mujer padecía lo que en ese entonces se catalogó como “teratología”.

Resulta que esta anomalía congénita, se desarrolló en el útero, debido a que su otro hermano siamés no se desarrolló por completo. Y por aquello quedó en su cuerpo una pelvis de más.

Clinton Bicknell, el doctor que la atendía, un especialista en estos casos, determinó que dicha tendencia podía ser por la supuesta consanguinidad de sus padres. Finalmente, a los 19 años, se casó con quien la atendía y tuvieron cinco hijos.

Como curiosidad, sólo por el hecho de disponer de dos pelvis, Josephene, podía quedar embarazada de una de las dos partes. Por ende, contaba con sus órganos sexuales duplicados, por lo que tres embarazos fueron en el lado derecho, y dos en el izquierdo. Todo aquello con la respectiva advertencia por parte de los médicos que ponía su vida en peligro.

Finalmente, después de una juventud en circos y ferias junto con formar una numerosa familia, Josephene Myrtle Corbin falleció a los 60 años producto una infección en una de sus piernas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *